Skip to main content
Social Sci LibreTexts

1.3: ¿Qué significa el cuidado y la educación de bebés y niños pequeños?

  • Page ID
    193147
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Principios del cuidado

    Décadas de investigación y teoría han producido algunos principios orientadores generales que son un punto de partida importante para comprender el cuidado y la educación de los bebés y los niños pequeños. [1]

    Principio no. 1: los niños son participantes activos al darle forma a su propio desarrollo.

    Los bebés y los niños pequeños buscan información de su entorno y de sus interlocutores con la mirada, la comunicación/el lenguaje, el contacto físico y la manipulación manual de objetos. Determinados tipos de información atraen la atención de los bebés y les dan un acceso exclusivo para ayudarlos a entender cómo funciona el mundo. Por ejemplo, los bebés prefieren escuchar el lenguaje dirigido al bebé, y este tipo de exposición al lenguaje por parte de los adultos ayuda a los bebés a adquirirlo (García-Sierra, Ramírez-Esparza, Wig & Robertson, 2021; Graf Estes & Hurley, 2013). Un gran ejemplo de cómo la participación activa da forma al desarrollo personal viene del desarrollo motor. Incluso después de que los niños comienzan a caminar, todavía falta mejorar mucho más para caminar de forma eficaz. De hecho, los niños pequeños dan en promedio 2,368 pasos por hora y también se caen en promedio 17 veces (Adolph et al., 2012). Participar activamente en la práctica de caminar da forma a su propio proceso de desarrollo en la eficacia para caminar. Además, participar activamente en la práctica de caminar está relacionado con las diferencias individuales en el desarrollo lingüístico y cognitivo, ya que caminar crea nuevas oportunidades para relacionarse con otras personas, sujetar objetos mientras se está en movimiento y encontrar nuevos objetos y experiencias (Karasik, Adolph, Tamis-LeMonda & Zuckerman, 2012; Schneider & Iverson, 2021; West & Iverson, 2021). [1]

    undefined
    Figura \(\PageIndex{1}\): El bebé y su cuidadora. (Imagen por Kevin Gent en Unsplash)

    Principio no. 2: las relaciones y las experiencias son las principales vías de desarrollo.

    Los bebés y los niños pequeños se desarrollan por medio de las relaciones entre sí y con adultos, y de la exploración de su mundo, solos y con otros. Las relaciones sensibles, respetuosas y estables con los cuidadores sirven de base para el desarrollo saludable de los bebés y los niños pequeños (Bornstein et al., 2020; Li et al., 2022; Raby et al., 2019). Estas relaciones son el punto de partida para el desarrollo lingüístico, social, emocional y cognitivo, y estas relaciones literalmente dan forma a la estructura del cerebro en crecimiento (Bernier, Calkins & Bell, 2016; King et al., 2021; Nelson, Zeanah & Fox, 2019). [1]

    Principio no. 3: el desarrollo es complejo y transaccional.

    Los niños y sus contextos se moldean mutuamente de forma continua y cíclica, lo que se conoce como el modelo transaccional del desarrollo (Sameroff, 2009; Sameroff & Mackenzie, 2003). Por ejemplo, cada niño se cría en un contexto cultural que determina todos los aspectos del desarrollo, pero el contexto familiar o cultural particular del niño también puede afectar al contexto comunitario más amplio con el tiempo de forma compleja. Los mismos factores ambientales pueden afectar a distintos niños y familias de manera diferente. Asimismo, diferentes factores ambientales pueden tener un efecto parecido en los niños. Por ejemplo, los niños pequeños de hogares con un nivel socioeconómico (socioeconomic status, SES) bajo suelen estar expuestos a menos lenguaje; sin embargo, esto no siempre es así, ya que incluso entre todas las familias con un SES bajo, algunos niños pequeños están expuestos a una abundancia de lenguaje mientras que otros están expuestos a mucho menos (Weisleder & Fernald, 2013).

    En la Figura 2.4.2, se muestra cómo la cantidad de palabras que escuchan los niños pequeños en un día difiere mucho entre las familias. En el gráfico, cada barra vertical representa la cantidad total de palabras a las que se expone un niño en un día. Por lo tanto, aunque todos estos niños pequeños procedían de familias de bajo SES, había diferencias significativas en la cantidad de lenguaje de los cuidadores. [1]

    undefined
    Figura \(\PageIndex{2}\): Cada barra representa el nivel de exposición de un niño a las palabras. Hay un total de 28 bardos en este gráfico, para 28 niños diferentes. En este gráfico, se muestra la cantidad de palabras que diferentes niños escucharon de los adultos en un día. La parte inferior/verde de cada barra muestra el número de palabras que los adultos le dijeron a ese niño en un día. La parte superior/azul de cada barra muestra el número de palabras que los niños escucharon cuando los adultos estaban hablando con otras personas. Por ejemplo, la niña 2 escuchó 2,500 palabras en total. Le dirigieron 2,000 palabras a ella, y ella escuchó 500 palabras. La niña 23 escuchó 20,000 palabras en total. Le dirigieron 2,000 palabras a ella, y ella escuchó 18,000 palabras. La niña 27 escuchó 21,000 palabras en total. Le dirigieron 15,000 palabras a ella, y ella escuchó 6,000 palabras. (Imagen adaptada de Lew-Williams & Weisleder [2017]. How Do Little Kids Learn Language? Frontiers for Young Minds, 5, 45. CC by 4.0)

    Principio no. 4: el desarrollo y el aprendizaje se producen en varios sistemas o contextos.

    Los bebés y los niños pequeños se desarrollan como resultado de las interacciones directas que tienen con las personas de su mundo (familia, amigos, cuidadores que no son sus progenitores) y de las influencias indirectas, como los recursos de la comunidad, las políticas en los entornos de trabajo de sus progenitores, las políticas estatales sobre el cuidado de los niños y muchos más entornos físicos, sociales y de interacción (Bronfenbrenner & Morris, 2006; Rowe & Weisleder, 2020). Dentro de estos diversos sistemas y contextos, los progenitores son los primeros y más influyentes cuidadores de los niños y sus principales fuentes de conocimiento. La calidad de estos diversos contextos puede influir en gran medida en las trayectorias de desarrollo de los bebés y niños pequeños (Gilkerson et al., 2018; Larose et al., 2021; Shuffrey et al., 2022). [1]

    Principio no. 5: todas las áreas de desarrollo están interrelacionadas.

    Durante el período en el que son bebés y niños pequeños, los ámbitos del desarrollo (es decir, el desarrollo físico, el desarrollo cognitivo y el desarrollo social) están interrelacionados. El desarrollo de un ámbito influye en el desarrollo de otros ámbitos. Por ejemplo, la capacidad motora de un bebé para sentarse de forma independiente está relacionada con el desarrollo cognitivo y del lenguaje (Oudgenoeg-Paz, Volman & Leseman, 2012; Veldman et al., 2019). En consecuencia, los ámbitos de desarrollo no pueden considerarse de forma aislada. La interacción dinámica de todas las áreas del desarrollo debe tenerse en cuenta a la hora de planificar e interactuar con todos los niños, en especial los bebés y los niños pequeños. [1]

    undefined
    Figura \(\PageIndex{3}\): Lo divertido de explorar. (Imagen por Nandhu Kumar en Unsplash)

    Principio no. 6: existen grandes diferencias individuales en los ritmos de desarrollo de los niños.

    Cada niño tiene un ritmo de crecimiento y de desarrollo único. Algunos niños pueden tener un retraso en el desarrollo o una discapacidad que requiera una intervención temprana o adaptaciones para conseguir un determinado resultado en el desarrollo. Además, las diferencias individuales de formación temprana son importantes porque muchas veces se asocian con los beneficios de resultados positivos. Por ejemplo, alcanzar antes los hitos del desarrollo motor (sentarse o caminar) está relacionado con el crecimiento a corto plazo de las capacidades lingüísticas (Carina, Leinweber & Ritterfeld, 2019; He, Walle & Campos, 2015). Aunque los gráficos de hitos pueden proporcionar aproximaciones a lo que se considera un desarrollo típico, las investigaciones recientes sobre las diferencias individuales tempranas ponen de manifiesto el papel importante que tienen los cuidadores a la hora de proporcionar un desarrollo positivo de alta calidad y entornos educativos para bebés y niños pequeños (López et al., 2020; Ramírez, Lytle & Kuhl, 2020). [1]

    Principio no. 7: el período desde el nacimiento hasta los tres años es un período de desarrollo distinto que constituye la base para el desarrollo posterior.

    Los períodos de crecimiento y cambios rápidos, como la infancia, ofrecen las mejores oportunidades para que las experiencias o las intervenciones influyan en el curso del desarrollo (Raikes, Love & Chazan-Cohen, 2004). Las relaciones y las experiencias que influyen en el desarrollo desde el nacimiento hasta los tres años pueden tener un impacto profundo y duradero. Por ejemplo, las experiencias durante la infancia afectan a la arquitectura del cerebro o a la forma en que el cerebro está “cableado” (Center on the Developing Child, 2007), así como al funcionamiento del cerebro, incluida la rapidez con la que piensa; cómo establece conexiones y recuerda; cómo presta atención a la información; y cómo forma ideas, conceptos e interpretaciones (Fernald, Perfors & Marchman, 2006; Rose, Feldman, Jankowski & Van Rossem, 2008). La infancia y la niñez se caracterizan por un rápido crecimiento y por el desarrollo de conceptos, actitudes, habilidades y capacidades que son fundamentales para el desarrollo actual, el éxito posterior en la escuela y el aprendizaje permanente (Domond et al., 2020; Early Head Start National Resource Center, 2012; Losier et al., 2021). [1]

    undefined
    Figura \(\PageIndex{1}\): Lo divertido de explorar. (Imagen por Senjuti Kundu en Unsplash)

    Fuentes de imágenes

    [1] Horm et al., (2016). Developmental foundations of school readiness for infants and toddlers: A research to practice report.

    [2] Informe de la OPRE no. 2016-07, Washington, DC: Oficina de Planificación, Investigación y Evaluación, Administración de Asuntos de Niños y Familias, Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos. En el dominio público.


    1.3: ¿Qué significa el cuidado y la educación de bebés y niños pequeños? is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.