Skip to main content
Social Sci LibreTexts

6.3: Desarrollo del sentido del espacio peripersonal

  • Page ID
    193197
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    El espacio peripersonal

    En los primeros meses, los bebés mueven las extremidades con frecuencia (primero debido a los reflejos y más tarde por iniciativa propia) y, al moverlas, entran en contacto con el cuerpo y con diversos objetos y personas de su entorno. Aunque estos primeros movimientos no parezcan importantes, en realidad son una forma en la que los bebés empiezan a aprender sobre sí mismos y sobre el mundo que los rodea.

    Ser conscientes del cuerpo es un requisito primordial para nuestras interacciones con el mundo. Ser conscientes de nuestro cuerpo implica saber dónde se encuentran nuestras extremidades en el espacio y el tiempo, ser conscientes de la velocidad o de la distancia que pueden alcanzar nuestras extremidades, o incluso saber cuánto espacio ocupa nuestro cuerpo en el entorno. El espacio peripersonal se define como el espacio que rodea al cuerpo y en el que podemos alcanzar entidades externas, como objetos u otras personas, o en el que las entidades pueden alcanzarnos. Conocer los límites y la extensión de nuestro espacio peripersonal es fundamental para desenvolvernos en el mundo social y físico, y para situarnos y orientarnos en las actividades cotidianas. [1] [2]

    VBNOBG0PXkTnvLW56OeJjesOXdSRDXInqAXHHDkf4DVe_ejqJbTwaWport09qasShiUR5AcXjzy3yHrn66qwF-Gzd3Lasa9LkBRrdOyBffoyomC0aCFN4htOB7x2yh4Db0uTXn7ro7mmh5wfP_Tshw
    Figura \(\PageIndex{1}\): Un bebé explorando su espacio peripersonal. ([3])

    Al tocar su cuerpo y las zonas circundantes, los bebés reciben información sobre su postura, sobre cualquier cambio en la posición de las extremidades y sobre el contacto con su cuerpo o con otras superficies, lo que les permite conocer sus extremidades y su rango de movimiento, y comprender su espacio peripersonal. Estos movimientos intencionales, ya que los bebés mueven las extremidades de forma voluntaria, sientan las bases para el comportamiento exploratorio y construyen una comprensión básica de la representación del cuerpo y del mundo (Hoffmann, 2017). Cuando se tocan el cuerpo, particularmente, obtienen información sobre la postura de las extremidades en el espacio, la parte de la extremidad que entra en contacto con el cuerpo y la zona del cuerpo que se toca (Rochat & Hespos, 1997). [1]

    En las investigaciones que se ha estudiado a los bebés pequeños que exploran el espacio peripersonal por medio del tacto, se ha descubierto que los bebés producen unos 200 contactos en su cuerpo y la superficie circundante en un período de 10 minutos y tocan hasta 18 zonas diferentes, sobre todo en la parte superior del cuerpo y en el suelo (DiMercurio, Connell, Clark & Corbetta, 2018). Además, los bebés pasaron casi la mitad de ese tiempo moviendo los brazos en el aire y yendo de un lugar de contacto a otro. En la Figura \(\PageIndex{2}\), se ve la frecuencia de los toques en varias zonas del cuerpo y la superficie circundante de un bebé. Los puntos azules representan los contactos que el bebé hizo con la mano derecha, y los puntos rojos, los contactos que hizo con la mano izquierda. Estos contactos son esenciales para desarrollar una consciencia temprana del cuerpo y para descubrir los límites del espacio peripersonal en el que tendrán lugar las futuras acciones intencionadas. De hecho, en otras investigaciones se ha descubierto que un mayor movimiento de los brazos en los bebés pequeños está relacionado con mayores incrementos en las capacidades lingüísticas y cognitivas (Shida-Tokeshi et al., 2018). En conjunto, estas investigaciones indican que los bebés son exploradores activos de su espacio peripersonal y que estas experiencias sensomotoras, tempranas y voluntarias constituyen la base fundamental a partir de la cual las conductas motoras futuras y el conocimiento del mundo se desarrollan. [1]

    4gctpW0ZdJcX7ovMcPsOmW7Xgkx9RpknWl9ZBlK8OGQm5jpHQ7zjVO2Q2j2P9coz27L81KzdKJj1HWe4BFi_dQ1p_ki2XBaw8mRbLD82v4OslhEh1SvBtBxcOVnmL1l4_gYJMOV1m_fml0dIxZXAgg
    Figura \(\PageIndex{2}\): Frecuencia de toques por zona en un bebé. ([4])

    Para facilitar la exploración del espacio peripersonal, los bebés necesitan tiempo y espacio para moverse con libertad y explorar con sus extremidades. Las personas encargadas del cuidado del bebé pueden asegurarse de que pasen mucho tiempo echados cómodamente, en el suelo y boca arriba para favorecer el movimiento de las extremidades. Los bebés pequeños también necesitan un lugar en donde no haya objetos de juego amontonados todo el tiempo o que se los coloque con frecuencia en un gimnasio de actividades. Además, los columpios para bebés, las sillas para coche y muchos otros aparatos limitan el movimiento de las extremidades y, por lo tanto, restringen la exploración del espacio peripersonal. Para mover libremente las extremidades, los bebés deben tener ropa que les permita estirarse lo más que puedan (en comparación con la ropa o mantas para envolverlos que reducen el movimiento de las extremidades). Al saber sobre la importancia de que los bebés exploren su espacio peripersonal, las personas a cargo de cuidarlos deben ser conscientes de que es crucial brindarles el tiempo y el espacio necesarios para que muevan las extremidades mientras aprenden a conocer su cuerpo y la superficie que les rodea.

    Referencias y Fuente de Figuras

    [1] DiMercurio et al., (2018). A naturalistic observation of spontaneous touches to the body and environment in the first 2 months of life. Frontiers in Psychology, 9, 2613. CC by 4.0

    [2] Rabellino et al., (2020). Peripersonal space and bodily self-consciousness: Implications for psychological trauma-related disorders. Frontiers in Neuroscience, 14, 1256. CC by 4.0

    [3] Imagen de Alex Bodini en Unsplash.

    [4] Imagen adaptada de DiMercurio et al., (2018). A naturalistic observation of spontaneous touches to the body and environment inmthe first 2 months of life. Frontiers in Psychology, 9, 2613. CC by 4.0


    6.3: Desarrollo del sentido del espacio peripersonal is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.

    • Was this article helpful?