Skip to main content
Social Sci LibreTexts

13.3.8: Estrategias que apoyan el desarrollo del lenguaje- lectura compartida

  • Page ID
    193286
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Lectura compartida

    ¿Es importante leer libros con los bebés y niños pequeños? Lo más probable es que haya respondido rápidamente a esta pregunta con un rotundo “¡sí!”. Aunque la mayoría de la gente está de acuerdo en que la lectura con los niños pequeños es una actividad importante, solo al 37,2 % de los bebés y niños pequeños a nivel nacional se les lee todos los días (Keating et al., 2021). La lectura es tan importante porque maximiza los tipos de experiencias que predicen óptimamente el aprendizaje del lenguaje. En un estudio realizado con 547 niños de entre 1 y 2 años de edad, se descubrió que los niños a los que se les leía durante al menos once minutos al día tenían mejores habilidades de lectura, ortografía y gramática tanto en el tercer grado como en el quinto grado (Brown, Wang & McLeod, 2022). Hay al menos tres formas en las que la lectura de libros influye en el aprendizaje del lenguaje: [1]

    • En primer lugar, ofrece a los niños la oportunidad de escuchar nuevos elementos de vocabulario integrados en oraciones gramaticales variadas. Los libros escritos para niños utilizan frases bien formadas, relativamente cortas y ricas en vocabulario variado. Además, los libros suelen utilizar las mismas palabras en diversas construcciones gramaticales, lo que ofrece lecciones implícitas sobre el uso de las palabras. Los textos de los libros suelen tener más palabras de uso menos habitual que el lenguaje hablado (Dickinson & Tabors, 2001), y los libros fomentan el uso de una gama más amplia de palabras que la que se daría en las conversaciones cotidianas. De hecho, la lectura compartida es un sólido factor de predicción de las capacidades de vocabulario y comprensión lectora de los niños (Demir-Lira, Applebaum, Goldin-Meadow & Levine, 2019; Sénéchal, 2011). [1]
    • La segunda forma en que la lectura de libros enriquece el desarrollo del lenguaje de los niños es que promueve la atención y el interés conjuntos. Considere todas las formas en que los libros ayudan a los niños a mantener su atención. Los libros infantiles suelen utilizar colores llamativos y fuertes contrastes y suelen representar objetos y animales ilustrados que atraen a los niños pequeños. Una página de un libro proporciona un claro foco de atención y, a diferencia de los juguetes móviles como pelotas y camiones, los libros se sostienen y permanecen relativamente inmóviles. Un adulto atento puede darse cuenta fácilmente de lo que el niño está observando y ampliarlo con comentarios. A su vez, los niños son capaces de llamar la atención de un adulto sobre las zonas interesantes de las imágenes utilizando una amplia gama de señales que incluyen gestos, sonidos y palabras. Así, la atención puede ser gestionada tanto por el niño como por el adulto. [1]
    • Por último, la lectura de libros ayuda a los niños a aprender el lenguaje porque requiere que los participantes, tanto el cuidador como el niño, sean activos y participen en interacciones receptivas sobre el significado de las palabras. Es una oportunidad para que el cuidador se centre en el niño y se esfuerce por responder a sus intereses. Cuando los cuidadores y los niños pequeños se comunican durante la lectura de un libro y se alejan del texto, están participando en una actividad rica en lenguaje que produce un vocabulario aún más variado y diversas estructuras oracionales (Arnold, D. H., Lonigan, Whitehurst & Epstein, 1994; Whitehurst et al., 1988). La lectura dialógica se produce cuando los adultos siguen el interés del niño y entablan una conversación sobre el material de la página impresa o sobre las experiencias que el niño ha tenido y que se relacionan con la historia. La lectura de libros se convierte en una experiencia “cercana y personal” cuando se lleva a cabo de esta manera y rinde al máximo en el aprendizaje del lenguaje (Valdez-Menchaca & Whitehurst, 1992). [1]

    Además, la frecuencia de la lectura compartida, la edad a la que los cuidadores comienzan a leer a los niños y la lectura repetida de libros son factores importantes que fomentan los beneficios de la lectura compartida para el desarrollo del lenguaje.

    La importancia de la frecuencia de la lectura para los niños desde el nacimiento hasta los tres años se revela claramente en numerosos estudios (Rodríguez & Tamis-LeMonda, 2011). Solo la lectura de un libro ilustrado cada día puede conducir a un aumento de aproximadamente 78 000 palabras cada año (Logan, Justice, Yumus & Chaparro-Moreno, 2019). Los resultados de un amplio estudio encontraron que la lectura diaria de libros por parte de cuidadores a los bebés de 14 meses estaba relacionada con el vocabulario y la comprensión del lenguaje a los 14 y 24 meses (Raikes et al., 2006). Un estudio longitudinal centrado en 1046 niños examinó las capacidades lingüísticas y cognitivas a los 14, 24 y 36 meses de edad (Rodríguez et al., 2009). Las experiencias de alfabetización en cada una de las tres edades estaban relacionadas con las habilidades lingüísticas y cognitivas a los tres años de edad.[1]

    ipYOLeEpGtcnrA2ySpZ_w8vs7zzxACXmYNlJ1C6OBxjHJu-Pw1PQQkpm27Iuxj3uHi6HbWo3V1NPRUfbxGr1FRhGEFODcBAXdNi107rS877Gefy3zBa3amkmdZNVs4M0mAJzbk84-Vp9p5MrlO9bmQ
    Figura \(\PageIndex{1}\): Un niño mirando una colección de libros. ([2])

    También hay pruebas de que la edad a la que los padres empiezan a leer a los niños es importante. En un estudio de observación, se descubrió que los niños de los hogares en los que se leía con niños de tan solo ocho meses tenían un mayor desarrollo temprano del lenguaje (Debaryshe, 1993). En un estudio de intervención, se compararon los efectos de la lectura interactiva cuando los bebés tenían 4 meses y cuando tenían 8 meses. Solo la condición con bebés de más edad fue efectiva y se observó una mejora en las habilidades lingüísticas cuando los bebés tenían 12 y 16 meses (Karrass & Braungart-Rieker, 2005). [1]

    Las lecturas repetidas de los mismos libros también pueden aumentar la participación de los niños (Fletcher y Jean-Francois, 1998; Morrow, 1988) y mejorar su aprendizaje del lenguaje a través de la lectura compartida (Snow & Goldfield, 1983). Los niños que leen un libro conocido hablan más que cuando leen un libro novedoso (Fletcher & Reese, 2005). Además, los padres y los niños hablan más de contenidos relacionados o de sus propias experiencias cuando releen el mismo libro, lo que también aumenta el conocimiento del mundo para los niños (Haden et al., 1996; Hayden & Fagan, 1987). En el caso de los niños con menores capacidades lingüísticas, las lecturas repetidas del mismo libro aumentan la participación en comparación con las lecturas de libros diferentes (Morrow, 1988). Las lecturas repetidas proporcionan múltiples oportunidades para la imitación repetida (Ninio, 1983) y el procesamiento de palabras novedosas en un contexto significativo (Sénéchal, 1997), ya que los libros contienen más palabras únicas en comparación con el habla dirigida a los niños (Montag, Jones & Smith, 2015). En los estudios experimentales, se ha corroborado que el vocabulario expresivo de los niños aumenta después de dos o más lecturas del mismo libro, mientras que una sola lectura no suele suponer un aumento significativo del vocabulario (Horst, Parsons & Bryan, 2011; McLeod & McDade, 2011; Sénéchal & Cornell, 1993; Sénéchal, 1997;). [3]

    Referencias y Fuente de Figuras

    [1] Dickinson et al., (2012). How reading books fosters language development around the world. Child Development Research. CC by 3.0

    [2] Imagen de Brina Blum en Unsplash.

    [3] Grolig (2020). Shared storybook reading and oral language development: A bioecological perspective. Frontiers in Psychology, 11, 1818. CC by 4.0


    13.3.8: Estrategias que apoyan el desarrollo del lenguaje- lectura compartida is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.