Skip to main content
Social Sci LibreTexts

18.4: La situación extraña de Ainsworth

  • Page ID
    193343
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    El experimento

    Ainsworth siguió investigando sobre el desarrollo del apego en los bebés. Junto con sus colegas crearon una prueba de laboratorio que medía el apego de los bebés a su madre. La prueba se denomina Técnica de situación extraña porque se lleva a cabo en un contexto desconocido para el niño y, por lo tanto, es probable que el niño necesite más a su madre o padre (Ainsworth, 1979).[1]

    Durante el procedimiento, que dura unos 20 minutos, primero se deja a la madre o al padre y al bebé solos mientras este explora una habitación llena de juguetes. A continuación, una persona desconocida entra a la habitación y habla durante un minuto con la madre o el padre, que luego sale de la habitación. La persona desconocida se queda con el bebé durante unos minutos, y luego la madre o el padre vuelve a entrar y la persona sale de la habitación. Una cámara de video graba los comportamientos del niño durante la sesión, que luego son codificados por un codificador especializado. Los investigadores estaban particularmente interesados en cómo respondía el niño cuando el cuidador se iba y volvía a la habitación, lo que se conoce como “reencuentro”. En función de su comportamiento, se puede clasificar a los niños en uno de los cuatro grupos. Cada grupo representa un tipo diferente de vínculo de apego con el cuidador. Solo un estilo se denomina seguro, y los otros tres estilos se conocen como inseguros. [1]

    Un niño con un estilo de apego seguro suele explorar libremente mientras el cuidador está presente y puede relacionarse con la persona desconocida. El niño suele jugar con los juguetes y llevarle uno al cuidador para mostrárselo y describirlo de vez en cuando. Puede estar molesto cuando el cuidador se va, pero también se alegra de verlo regresar.

    Un niño con un estilo de apego resistente (o a veces denominado ambivalente) desconfía de la situación en general, especialmente de la persona desconocida, y se mantiene cerca o incluso se aferra a su cuidador en lugar de explorar los juguetes. Cuando el cuidador se va, el niño se angustia mucho y, cuando este regresa, el niño se muestra ambivalente. El niño puede ir corriendo hacia el cuidador, pero luego no se deja consolar cuando se lo busca. Puede seguir enfadado e incluso resistirse a los intentos de calmarlo.

    Un niño con un estilo de apego evitativo evitará o ignorará a la madre, y mostrará poca emoción cuando ella se va o regresa. También puede llegar a huir de la madre cuando ella se acerca. El niño no explorará mucho, independientemente de quién esté allí, y no tratará a la persona desconocida de forma muy diferente de lo que trata a su madre.

    Un niño con un estilo de apego desorganizado o desorientado parece tener una forma incoherente de afrontar el estrés causado por la situación extraña. Puede llegar a llorar al separarse de la madre, y evitarla cuando regresa, o puede acercarse a la madre, pero luego quedarse quieto o arrojarse al suelo. [1]

    Table \(\PageIndex{1}: La técnica de la situación extraña

    Etapas

    Situación

    Seguro

    Inseguro, evitativo

    Inseguro, resistente

    Inseguro, desorganizado

    1

    Exploración con el cuidador en la habitación

    Explora libremente

    Explora mucho, pero sin estar concentrado

    Se queda cerca del cuidador

    Exploración caótica

    2

    La persona desconocida entra a la habitación y habla con la madre

    Puede interactuar con la persona desconocida

    Es indiferente a la persona desconocida

    Le tiene miedo a la persona desconocidas cuando el cuidador está presente

    Miedo o incertidumbre ante la persona desconocida

    3

    El cuidador sale de la habitación y el niño se queda solo con la persona desconocida

    Puede molestarse cuando el cuidador se va

    No se molesta cuando el cuidador se va

    Gran angustia cuando está a solas con la persona desconocida

    Imprevisible (puede estar molesto o no)

    4

    Reencuentro con el cuidador

    Feliz por el regreso del cuidador

    Ignora o evita al cuidador

    Ambivalente: quiere el contacto con el cuidador, pero está molesto con esta persona

    Reacciona con angustia al regreso del cuidador

    ¿Cuáles son los estilos de apego más frecuentes entre los niños de Estados Unidos? Se calcula que alrededor del 65 % de los niños de Estados Unidos tienen un estilo de apego seguro. El 20 % presenta un estilo evitativo y entre el 10 y el 15 % pertenece al ámbito ambivalente. Otro 5 a 10 % puede caracterizarse como desorganizado (Ainsworth, Blehar, Waters y Wall, 1978).[1]

    Referencias

    [1] Human Development de Human Development Teaching & Learning Group se comparte bajo la licencia de Creative Commons CC: BY- NC-SA_


    18.4: La situación extraña de Ainsworth is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.

    • Was this article helpful?