Skip to main content
Social Sci LibreTexts

22.1: Introducción

  • Page ID
    193625
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Introducción a cuidados primarios

    El cuidado y la educación de alta calidad para los bebés y los niños pequeños comienza con el cuidado basado en las relaciones (Mangione, 2006). El cuidado primario es una práctica basada en la relación y consiste en asignar a cada niño (y a su familia) un cuidador que servirá como fuente principal de información y cuidado para el niño. El cuidado primario permite a los cuidadores desarrollar relaciones profundas con los niños y sus familias y ofrece oportunidades para proporcionar atención e interacciones individualizadas durante las rutinas y experiencias diarias. Este cuidado focalizado que brinda un adulto conocido puede proporcionar a los bebés y a los niños pequeños una sensación de previsibilidad y seguridad que viene con conocer las necesidades y preferencias únicas de cada niño.[1]

    1PEzXhr2P97VdoHJxh6vWk_HSeht0YsAc6loOF8gpq1C2E2l-Ak5H3S55gjAu-Tdn-E9ya6oxNMhl-W9lIRbuy4S6vJWVuhO22DviVribB2nbSTVC6q-pWiSdW-VgjcQk8b3GAfoghlBj7ySvt2bKA
    Figura \(\PageIndex{1}\): El cuidado focalizado es una ventaja de un sistema de cuidados primarios. ([2])

    El cuidado primario no significa que los cuidadores atiendan únicamente a su pequeño grupo de niños y excluyan a los demás niños del grupo. Sino más bien, significa que cada cuidador, en la medida de lo posible, en una situación de cuidado en grupo, atiende y responde a las necesidades de cuidado rutinarias de los niños (por ejemplo, comer, ir al baño, cambiar los pañales, dormir) que se le asignan. Sin embargo, los cuidadores también trabajan en equipo y se apoyan mutuamente cuando no pueden trabajar directamente con sus niños. Por ejemplo, si un cuidador está ocupado cambiando el pañal de un niño, los demás cuidadores de la sala siguen atendiendo a los demás niños hasta que su cuidador principal regrese. Otra razón por la que el cuidado primario debe ser conceptualizado como un esfuerzo en equipo en lugar de un cuidado exclusivo es para aquellas situaciones en las que un cuidador primario no pueda trabajar (por ejemplo, enfermedad, vacaciones, etc.). Es imprescindible que todos los cuidadores mantengan relaciones respetuosas y establezcan confianza con todos los niños, incluso con los que no están bajo su cuidado principal.
    Es igualmente importante que los padres y otros miembros de la familia sepan quién es el principal responsable de su hijo; esto puede reforzar la relación padres-cuidador y la comunicación entre el hogar y el programa de cuidado de niños.[3]

    Mientras que el cuidado primario es una práctica común en los Estados Unidos, no es una práctica comúnmente implementada en todo el mundo, incluso en los países altamente desarrollados. En Singapur, por ejemplo, el cuidado primario no se practica con frecuencia con bebés y niños pequeños (Ebbeck et al., 2015). Sin embargo, en un estudio diferente con padres de niños menores de tres años en Singapur, la mayoría de los padres expresaron su deseo de que su hijo fuera atendido por el mismo cuidador, y los padres de los programas que implementaron el cuidado primario informaron altos niveles de satisfacción con la práctica (Ebbeck, Yim, Ho & Sharma, 2022).

    A pesar del fuerte reconocimiento de la importancia del cuidado primario por parte de organizaciones como Zero to Three, el Programa para el Cuidado de Bebés y Niños Pequeños (PITC) y la Asociación Nacional para la Educación de Niños Pequeños (NAEYC), hay muy poca evidencia empírica que investigue directamente el cuidado primario como práctica (Lee, Shin & Recchia, 2016). La investigación que se utiliza para justificar la importancia del cuidado primario proviene principalmente de las exploraciones empíricas sobre el desarrollo del apego. Dado que el cuidado primario es una práctica que fomenta el desarrollo de un apego seguro entre los cuidadores y los niños, a menudo se asume que el cuidado primario también apoyaría los resultados positivos del desarrollo asociados con el apego seguro (Bernhardt, 2000; Lally & Mangione, 2017).

    PmtDvw74DgVxcJVeROthoB7Non4W1h2YPf6BVuZFTKze46r41UUTSKtArUdLWMtWWNJovjectuBIYMWce5zjGSKAKkhec2ngvUuvitguIeoK8tsbLCrEm-wXPoHWfO_CCc6IaBV9ubzaTBPK9UK6Bw
    Figura \(\PageIndex{2}\): El cuidado primario permite un cuidado focalizado. ([2])

    Referencias y Fuente de Figuras

    [1] “Individualizing care for infants and toddlers - part 1” de Head Start ECLKC es de dominio público.

    [2] La imagen de “Individualizing care for infants and toddlers - part 1” de Head Start ECLKC es de dominio público.

    [3] “Individualizing care for infants and toddlers - part 1” de Head Start ECLKC es de dominio público.


    22.1: Introducción is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.

    • Was this article helpful?