Skip to main content
Social Sci LibreTexts

23.4: Beneficios de los grupos pequeños y de las proporciones bajas

  • Page ID
    193400
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    ¿Por qué grupos pequeños y proporciones bajas?

    Es importante distinguir entre los estudios de investigación que se centran en bebés y niños pequeños (desde el nacimiento hasta los 36 meses) y los estudios que se centran en niños mayores de tres años. Los resultados de las investigaciones sobre las asociaciones entre las proporciones de adultos y niños y los resultados del desarrollo han sido contradictorios con los niños mayores. En la etapa preescolar, algunos estudios demuestran que las mejores proporciones se asocian con mejores resultados de los niños, mientras que otros estudios han encontrado beneficios débiles o nulos (Francis & Barnett, 2019; Perlman et al., 2017; Pianta et al. 2005). Por el contrario, la mayoría de los estudios con bebés y niños pequeños encuentran resultados beneficiosos para los grupos pequeños y las proporciones bajas (para las excepciones ver Blau, 2000, y Slot, Leseman, Verhagen & Mulder, 2015). Por lo tanto, este conjunto de investigaciones enfatiza que el cuidado y la educación de los bebés y niños pequeños deben considerarse distintos de la etapa preescolar y que los grupos pequeños y las proporciones bajas pueden ser más importantes durante los tres primeros años, especialmente para los bebés (American Academy of Pediatrics, 2019; De Schipper, Riksen-Walraven & Geurts, 2006).[1]

    En general, los grupos pequeños y las proporciones bajas están relacionados con mejores resultados para los bebés y niños pequeños (Howes, Phillips y Whitebook, 1992). Los grupos pequeños y las proporciones más bajas se asocian a interacciones más cálidas y receptivas (Burchinal, Cryer, Clifford & Howes, 2002; Early Child Care Research Network, 2006; Phillipsen, Burchinal, Howes & Cryer, 1997; Vandell, 1996). Las relaciones sensibles entre los cuidadores y los bebés son más comunes en las clases con grupos más pequeños (Barros et al., 2016). Las investigaciones han descubierto que, a medida que aumenta la proporción de bebés por cuidador, disminuye la calidad del cuidado entre los cuidadores y los niños (Leach et al., 2008; Rentzou & Sakellariou, 2011).
    Por ejemplo, con proporciones más altas de bebés, los cuidadores son menos capaces de proporcionar interacciones de calidad que sean sensibles y receptivas (Pessanha et al., 2017; Thomason & La Paro, 2009). Los cuidadores muestran un afecto más positivo y son menos restrictivos con las acciones de los niños pequeños cuando las proporciones son bajas (Howes, 1983; Thomason & La Paro, 2009). En los programas con una proporción alta, los niños pequeños son más propensos a mostrar problemas de comportamiento (Kohl et al., 2020). Por último, las proporciones bajas están relacionadas con una mayor capacidad lingüística de los bebés. En concreto, los grupos pequeños con una proporción de un cuidador cada tres bebés tenían mayores habilidades lingüísticas que los grupos con más de tres bebés por cuidador (Burchinal, Roberts, Nabors & Bryant, 1996; Burchinal et al., 2000). Cuando las proporciones son bajas, los cuidadores entablan más conversaciones y juegos complejos con los niños pequeños (Howes & Rubenstein, 1985).[2]


    23.4: Beneficios de los grupos pequeños y de las proporciones bajas is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.

    • Was this article helpful?