Skip to main content
Social Sci LibreTexts

27.4: Elementos fundamentales del entorno

  • Page ID
    193433
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Seguridad

    Crear espacios para bebés y niños pequeños que garanticen la seguridad es uno de los aspectos más importantes que se debe tener en cuenta a la hora de diseñar un entorno. Los entornos seguros posibilitan que los bebés y niños pequeños tengan la libertad de explorar y apoyan el desarrollo de su sentido de identidad. Por razones de salud y seguridad, es esencial que las zonas donde se come, se preparan alimentos, se duerme y se cambian pañales estén separadas de las zonas de juego.

    XCOeRHpq9_CMF6VTfBChPMfsxz-jd6LaNWs9Lo9jGD7Yc05EWpGgIqVcINAiGO7LEwDZuGexpHppbQ0rVVZAB6WIdyhVo1sxGmun1faiy7XgBgs2DrCCeJXQMVPfLQgl5GX5oeINU4JCv_7kwrbzEQ
    Figura \(\PageIndex{1}\): La zona de aseo y la cocina deben estar separadas por motivos de salud y seguridad. ([1]

    Los entornos seguros permiten al cuidador dedicar menos tiempo a supervisar la seguridad de los bebés y niños pequeños y dedicar más tiempo a las interacciones y la construcción de relaciones. Cuando el entorno hace que el cuidador traslade al bebé constantemente a un lugar más seguro, el aprendizaje y la participación del niño se interrumpen. En su lugar, establezca el entorno de forma que permita que el niño se mueva con libertad e interactúe sin restricciones excesivas.

    dfjQd9YKTxvtbJhTulsJGmAwyZSvnfH_ezJ2QNjO9oTbuaa4jjYV9c8CcetSqgz7Kk2HUokbqTHvgl7-t-EkGSZjY7_aUYiwkgfnEwtoRXMhzF1NtQxDaUKeAuHbN5L4_DwWXMNsaz4fBLxETtzsPQ
    Figura \(\PageIndex{2}\): Dos entornos con áreas bien definidas y libertad de elección para los bebés. ([2])

    A medida que los bebés y niños pequeños se mueven y exploran el entorno, trasladan los juguetes de un lugar a otro. Por ello, el suelo suele estar cubierto de juguetes. Tenga en cuenta que, cuando los juguetes están desparramados, la investigación de los bebés puede interrumpirse o detenerse, o se crea un peligro potencial. Los cuidadores deben pasar con regularidad por el entorno, retirar los objetos que no se están usando y volverlos a colocar en las zonas de almacenamiento designadas. Con esta práctica, se mantiene un espacio de juego seguro y acogedor, y mantiene los juguetes accesibles para los bebés. [3] En el caso de los bebés más grandes y los niños pequeños, el hecho de hacer tiempo para la limpieza antes de pasar a otra actividad contribuye a que los niños cuiden de su entorno de forma responsable.

    Conservar la seguridad del entorno y garantizar el cumplimiento de los reglamentos y las restricciones específicas de las licencias puede ser difícil, si no imposible, de recordar. Las listas de verificación permiten evaluar periódicamente la seguridad de los entornos interiores y exteriores. Esta documentación ayuda a los cuidadores a llevar un registro de estos detalles y mantener un entorno seguro.[4]

    jeZRoyGapXejWKrjMJfwmUD7T7VeLKEWdhHbuhKVHeqbUTY7rEAf2XxtgdYxs8a46SATuVfbCuyUygqKq-sjwB-v6qgukvFEkyrW8_fZaw2Up8z9dHzk5wKdtO4P9A3GojQeiAZYJjQ7tCibnAfsug
    Figura \(\PageIndex{3}\): Cuestionario de salud y seguridad. ([4])

    Una forma sencilla de crear un entorno seguro y fomentar las relaciones es cumplir con los límites de tamaño de grupo y de proporción de niños por personas adultas adecuados (González-Mena, & Widmeyer Eyer, 2012). Los grupos con menos integrantes y las proporciones menores de niños por persona adulta crean y mantienen un entorno seguro para todos los bebés y niños pequeños.[5] Como punto de partida, California tiene requisitos de licencia para garantizar la seguridad de los niños en los programas para la primera infancia. En California, la División de Licencias para la Atención Comunitaria establece que los centros infantiles que atienden a niños desde el nacimiento hasta los dos años deben tener una proporción mínima de un docente infantil totalmente calificado por cada cuatro bebés. En una sala con más de cuatro bebés, hasta un máximo de doce, debe haber un docente totalmente calificado responsable del cuidado directo y la supervisión de un máximo de cuatro bebés. Si un docente totalmente calificado supervisa a los asistentes, cada uno de ellos será responsable del cuidado directo y la supervisión de un máximo de cuatro bebés. (Teacher-to-Child Ratios in Child Care Centers 2016). Muchos programas van más allá de los requisitos mínimos del estado para garantizar la seguridad de los niños y prevenir accidentes y lesiones.[6]

    rsvvRJGlVCGcYGWxyHHZUmkb7qhd7p-2WTjnyB54kGL463H1zMOI2UZWgT_ObNELM8Vqe2VZktIxofOFqEaDYNb3tBATPV-3pPm3UEp3uAOoRT2jVjZvRpgLupS6_ptTAEeuj7GrMP8hc1uO2XBQ7g
    Figura \(\PageIndex{4}\): Proporción de licencias para salas de bebés. [1] y. Proporción de licencias para niños pequeños [1]

    El Programa para el Cuidado de Bebés y Niños Pequeños recomienda que la proporción sea de una persona adulta por cada tres o cuatro niños y que el grupo tenga un máximo de seis a doce niños, dependiendo de sus edades. El principio rector es que cuanto más jóvenes son los niños, más pequeño es el grupo (Small Groups in Center-Based Programs n.d.). Un recurso útil para las recomendaciones basadas en la investigación sobre el tamaño de los grupos y las proporciones es Caring for Our Children FOURTH EDITION National Health and Safety Performance Standards Guidelines for Early Care and Education Programs, de National Resource Center for Health and Safety in Child Care and Early Education, y los Head Start Program Performance Standards.[5]

    kDF0lQDGQ0bHL3B_yhjw-jWaiCoxQa7ljmftcVtbHQ9i54N1d_KKgCkOsdTjIfgDGGihe-WSiFkwEhtTFr8IJFyBI9aZlaRw4nZHfb9dO3y9KczZGmX4GqyrL-WfUZx-p-GI4rlSxy4QMk76PgbQ5A
    Figura \(\PageIndex{5}\): Proporción recomendada por el Programa para el Cuidado de Bebés y Niños Pequeños (Program for Infant Toddler Care, PITC). ([1])

    Seguridad en los equipos, los materiales y el mobiliario

    El equipo, los materiales, el mobiliario y las áreas de juego deben ser resistentes y seguros, estar en buenas condiciones y cumplir las recomendaciones de la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor (Consumer Product Safety Commission, CPSC). Aunque no es una lista exhaustiva, los programas deben prestar atención a los siguientes riesgos de seguridad:

    • Aberturas que puedan atrapar la cabeza o las extremidades del niño.
    • Superficies elevadas que no estén protegidas de manera adecuada.
    • Falta de revestimiento y zonas de caída especificadas debajo y alrededor de equipos que se pueden escalar.
    • Tamaño y diseño del equipo no adecuados para los usuarios previstos.
    • Espacios insuficientes entre los equipos.
    • Elementos que presentan peligros de tropiezo.
    • Elementos que pueden pellizcar, cortar o aplastar los tejidos del cuerpo.
    • Equipos que se sabe que son peligrosos.
    • Puntas o esquinas afiladas.
    • Astillas.
    • Clavos, tornillos u otras piezas que sobresalgan y que puedan enganchar la ropa o la piel.
    • Piezas sueltas y oxidadas.
    • Piezas pequeñas y peligrosas que pueden desprenderse del aparato durante el uso normal o por un abuso razonablemente previsible del equipo y que presentan un peligro de asfixia, aspiración o ingestión para un niño.
    • Peligros de estrangulamiento (por ejemplo, correas, cuerdas, etc.).
    • Pintura desprendida.
    • Pintura que contiene plomo u otros materiales peligrosos.
    • Objetos que presentan riesgos de vuelco, como cofres, estanterías y televisores.

    Las bolsas de plástico lo suficientemente grandes como para suponer un riesgo de asfixia, así como las cerillas, las velas y los mecheros, deben estar fuera del alcance de los niños. [7]

    Referencias y Fuente de Figuras

    [1] Imagen de Amanda Taintor con licencia CC BY-NC.

    [2] Infant Environment de Above & Beyon Child Care and Education Center,MI se utiliza con permiso.

    [3] California Department of Education (CDE Press). Development Foundations: Social-Emotional Development. Se utiliza con permiso.

    [4] Office of Head Start and Office of the Administration for Children and Families. (n.d.). Health and Safety Screener: es de dominio público.

    [5] U.S. Department of Health & Human Services: Administration for Children and Families. (n.d.). Nurturing Environments. Es de dominio público.

    [6] California Department of Education (CDE Press). Development Foundations: Social-Emotional Development. Se utiliza con permiso.

    [7] U.S Department of Health & Human Services: Administration for Children and Families. ECLKC Safety of equipment, materials, and furnishings es de dominio público.


    27.4: Elementos fundamentales del entorno is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.

    • Was this article helpful?