Skip to main content
Social Sci LibreTexts

11.11: Desarrollo de la eficacia en el procesamiento del lenguaje

  • Page ID
    194012
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Procesamiento del lenguaje

    A lo largo del segundo año de vida, los niños pequeños desarrollan con rapidez su capacidad de comprensión y producción del lenguaje. La velocidad a la que los niños son capaces de procesar el lenguaje mientras lo comprenden es un aspecto crítico del crecimiento del lenguaje durante la niñez. Se ha utilizado un experimento denominado tarea de “mirar mientras se escucha” (looking-while-listening, LWL) para medir la eficacia del procesamiento del lenguaje en los niños. Normalmente, en las tareas de LWL, los niños ven un par de imágenes en una pantalla (por ejemplo, una pelota en la parte izquierda de la pantalla y un zapato en la derecha) al mismo tiempo que escuchan una alocución sobre una de estas imágenes (por ejemplo, “¿Dónde está la pelota?”). Los niños miran hacia los objetos que se nombran mientras se supervisan sus movimientos oculares y luego se codifican fuera de línea para medir la velocidad con la que los niños desplazan su mirada hacia las imágenes correctamente nombradas. [1]

    2ZDJbYghBeP13PifqKlyOPEsBA7NfevI-kH2aJ3iwKDOJqdSUwQT6qvClVuezwtt_DP1HZbKQho80hD_CTZ2WSB0GLKtItrh8pkDObs67YHwemRObbhUcLyDyr81QAq19ztSdMPsPbjGy7L_BvK8CA
    Figura \(\PageIndex{1}\): Configuración de una versión de la tarea de “mirar mientras se escucha” adaptada a los niños que aprenden la lengua de señas americana (American Sign Language, ASL): A) muestra los estímulos que se presentan a los niños y B) muestra la configuración de las frases. ([2])

    La gran cantidad de investigaciones realizadas con esta tarea ha revelado importantes descubrimientos, como los siguientes:

    1. Mejora madurativa. El desarrollo del lenguaje implica algo más que la capacidad de comprender o expresar palabras sueltas: los niños deben ser capaces de procesar de forma eficaz flujos de lenguaje en tiempo real. Durante la niñez, los niños mejoran constantemente su capacidad de procesar rápida y eficazmente el lenguaje en tiempo real (Fernald, Perfors & Marchman, 2006; Fernald et al., 1998; MacDonald et al., 2018).
    2. Diferencias individuales. Si bien todos los niños mejoran su eficacia en el procesamiento del lenguaje con el paso del tiempo, existen diferencias individuales importantes desde el principio. Los niños que tienen vocabularios expresivos más amplios y que están expuestos a más lenguaje dirigido al niño son más eficientes en el procesamiento del lenguaje en tiempo real (Hurtado, Marchman & Fernald, 2008; MacDonald et al., 2018; Marchman et al., 2017; Weisleder & Fernald, 2013). Ya a los dieciocho meses de edad, los niños de entornos de mayor nivel socioeconómico (Socioeconomic Status, SES) tenían vocabularios más amplios y tiempos de respuesta más rápidos en la tarea LWL y, a los veinticuatro meses de edad, había una diferencia de seis meses en la capacidad de procesamiento del lenguaje entre los niños de SES bajos y altos (Fernald, Marchman & Weisleder, 2013). Los niños pequeños que hablaron tarde y tuvieron habilidades de procesamiento del lenguaje más efectivas a los dieciocho meses de edad fueron más propensos a “florecer” y mostrar mayores incrementos en la capacidad del lenguaje a los treinta meses de edad (Fernald & Marchman, 2012).
    3. Relaciones con habilidades posteriores. Las capacidades tempranas de procesamiento del lenguaje se asocian no solo con los resultados lingüísticos posteriores en la infancia, sino también con los resultados cognitivos. Entre los niños pequeños prematuros, los que eran más eficientes en el procesamiento del lenguaje a los dieciocho meses obtuvieron mejores resultados en las pruebas de lenguaje y coeficiente intelectual a los 54 meses de edad (Marchman et al., 2018). En un grupo de niños a los que se hizo un seguimiento longitudinal, el procesamiento del lenguaje a los veinticinco meses se asoció con los resultados lingüísticos y cognitivos a los ocho años de edad (Marchman & Fernald, 2008). Una de las hipótesis de por qué un

    procesamiento más eficaz del lenguaje provoca estos resultados es que un procesamiento más rápido de las palabras conocidas libera recursos cognitivos que pueden utilizarse para el aprendizaje de nuevas palabras (Fernald & Marchman 2012). [3]

    1. La aportación lingüística de la persona que lo cuida aumenta la capacidad lingüística del niño. La cantidad y la calidad de la exposición al lenguaje por parte de quienes los cuidan se asocia de forma positiva con el crecimiento del lenguaje de los niños pequeños. Los niños pequeños que escucharon más lenguaje dirigido a ellos por parte de las personas a cargo de su cuidado entre los dieciocho y los diecinueve meses de edad, tenían un vocabulario más amplio y eran más eficientes en el procesamiento del lenguaje cuando tenían dos años de edad (Hurtado, Marchman & Fernald, 2008; Weisleder & Fernald, 2013). Es importante destacar que lo más importante fue el lenguaje dirigido a los niños, no el lenguaje que no era dirigido a ellos. Esta investigación sugiere que las personas que los cuidan deben entablar conversaciones significativas de ida y vuelta con los bebés y los niños pequeños, ya que aumentan la cantidad y la calidad del lenguaje al que están expuestos los niños, especialmente el lenguaje dirigido por ellos.
    zcwKmDUjRwy3FXVjbH3-U1oNRgnqbDc0FraUQQuq5ZZxWuQqIJr_6FMidoIxKenF0wee9imvN_H8h2_rni9dYLWyHtklFMfv31Bu-JH37Xyn263HsFZLFpPe8b8CoUQiXr1eeVAiSUtdfQFqUJrnFg
    Figura \(\PageIndex{1}\): Gráficos de dispersión en los que se muestran las relaciones entre la edad de los niños (A.) y la producción de vocabulario (B.) y las medidas de su tiempo medio de respuesta en una tarea de LWL adaptada para niños que aprenden (ASL). Las formas representan el estado de audición de los niños (círculo para los que nacieron sordos; triángulos para los que nacieron oyentes). ([2])

    Referencias y Fuente de Figuras

    [1] Peter, et al., (2019). Does speed of processing or vocabulary size predict later language growth in toddlers? Cognitive Psychology, 115, 101238. CC by 4.0

    [2] Imagen de MacDonald et al., (2017). Real-time lexical comprehension in young children learning American Sign Language. PsyArXiv. CC by 4.0

    [3] Peter, et al., (2019). Does speed of processing or vocabulary size predict later language growth in toddlers? Cognitive Psychology, 115, 101238. CC by 4.0


    11.11: Desarrollo de la eficacia en el procesamiento del lenguaje is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.

    • Was this article helpful?