Skip to main content
Social Sci LibreTexts

11.5: Desarrollo vocal del bebé

  • Page ID
    194006
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Desarrollo vocal

    Se puede ver un progreso notable en la calidad de las vocalizaciones de los bebés durante el primer año de vida. Desde el nacimiento, los bebés producen vocalizaciones reflexivas, como llantos, alborotos y ruidos vegetativos (por ejemplo, tos, eructos, estornudos), así como vocalizaciones previas al habla (también llamadas “protosonidos”) (Buder, Warlaumont & Oller, 2013; Oller et al., 2009). Los protosonidos son sonidos parecidos al del discurso que incluyen tanto el balbuceo canónico (formado por sílabas canónicas como “ma” o “da” y secuencias como “mama” o “dada”, etc.) como el balbuceo no canónico (por ejemplo, chillidos, gruñidos y sonidos parecidos a las vocales). Los bebés producen aproximadamente 3500 vocalizaciones de protosonidos cada día (Oller et al., 2019). Los bebés comienzan a gorjear alrededor de los dos meses de edad. A los tres meses, los bebés suelen demostrar una gama más amplia de tipos de vocalizaciones, como pedorretas, chillidos, gruñidos, vocales completas, gritos y susurros (Buder, Warlaumont & Oller, 2013; Oller, 2000). Entre los cuatro y seis meses, los bebés comienzan a producir sonidos de balbuceo de una sola sílaba (por ejemplo, ma, da) y luego combinan estos sonidos silábicos (por ejemplo, mamama, dadada) entre los seis y los ocho meses de edad. [1] [2]

    Gvl_EBHZZ8JZ8UcPuDKGef-3iBPE8AO9LvO1A2hdDJGfXb7JFG5SMWynkWXKLfPWZPl56SGHXNcmZw1364uahPgtLmUFgoSzHkycDVz24Esd3Gfw70rcsoR6MjJ2zPAbfiVrQhNUB-nshheBAysHUw
    Figura \(\PageIndex{1}\): Ejemplo de vocalización. ([3])

    El balbuceo representa los sonidos específicos que se usan en el idioma al que está expuesto el niño. Alrededor de los siete meses, los bebés suelen empezar a presentar un balbuceo canónico, que contiene tanto consonantes como vocales con transiciones rápidas entre ellas. El balbuceo canónico se considera similar al habla y es la base de las primeras palabras que los bebés empiezan a producir alrededor del primer cumpleaños (Oller, 2000; Stoel-Gammon & Cooper, 1984). La investigación interlingüística muestra que los bebés monolingües de entre ocho y doce meses de edad comienzan a producir la entonación (Whalen, Levitt & Wang, 1991), las sílabas y las formas de las palabras características (Levitt & Utman, 1992; Levitt & Wang, 1991; Lleó, Prinz, El Mogharbel & Maldonado, 1996) del idioma específico al que están expuestos, ya sea el español, el ruso, el tagalo, una lengua de señas o el árabe (Petitto & Marentette, 1991; Sundara, Ward, Conboy & Kuhl, 2020). Curiosamente, la frecuencia de las vocalizaciones tempranas del bebé está relacionada con el lenguaje expresivo a los doce meses de edad (Lyakso, Frolova & Grigorev, 2014; Werwach, Mürbe, Schaadt & Männel, 2021). [1] [4]

    Si bien las vocalizaciones tempranas de los bebés son importantes, la combinación específica de las vocalizaciones del bebé seguida de una respuesta de la persona encargada del cuidado es el predictor más fuerte del crecimiento del lenguaje (Donnellan et al., 2020). Cuando quienes los cuidan responden a las vocalizaciones de los bebés, se crea una interacción diádica significativa que amplía el aprendizaje del lenguaje. Cuando las personas encargadas del cuidado responden a las vocalizaciones parecidas al habla de los bebés, es más probable que estos produzcan otra vocalización parecida al habla y, así, se crea un ciclo interactivo rico en lenguaje (Warlaumont, Richards, Gilkerson & Oller, 2014) que se relaciona de manera positiva con el desarrollo posterior del vocabulario (López, Walle, Pretzer & Warlaumont, 2020).

    Referencias y Fuente de Figuras

    [1] Lopez et al., (2020). Adult responses to infant prelinguistic vocalizations are associated with infant vocabulary: A home observation study. PloS One, 15(11), e0242232.

    [2] Oller, et al., (2021). Protophones, the precursors to speech, dominate the human infant vocal landscape. Philosophical Transactions of the Royal Society B, 376(1836), 20200255. CC by 4.0

    [3] Imagen de Jonathan Borba en Unsplash.

    [4] Sundara et al., (2020). Exposure to a second language in infancy alters speech production. Bilingualism: Language and Cognition, 23(5), 978-991. CC by 4.0


    11.5: Desarrollo vocal del bebé is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.

    • Was this article helpful?