Skip to main content
Social Sci LibreTexts

17.2: Influencia general del cuidado infantil en el desarrollo

  • Page ID
    194210
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    La investigación

    Investigaciones anteriores muestran que las primeras experiencias de los niños en el cuidado fuera del hogar en ocasiones han sido favorables para el desarrollo, y en otras no. Estos resultados dependen de la cantidad total, de la calidad y del momento del cuidado infantil (Maccoby & Lewis, 2003; Belsky, 2006; Vandell et al., 2010; Huston et al., 2015; Brownell & Drummond, 2018). Los resultados de las pruebas anteriores sobre la educación y el cuidado durante la primera infancia suelen variar en función de la edad del niño. En el caso de los niños de 0 a 3 años, los datos de la investigación son contradictorios, ya que en algunos estudios se muestran los beneficios del cuidado fuera del hogar, otros informan efectos negativos y otros no llegaron a ningún resultado. (Melhuish, 2015). Varios estudios han demostrado que, si los niños están mucho tiempo en el cuidado fuera del hogar durante un largo período, en especial antes de los cuatro años y medio, esto puede causar grados elevados de agresión, aseveración y desobediencia durante la adolescencia (Belsky, 2006; Vandell et al., 2010; Huston et al., 2015). Por el contrario, en otros estudios se ha descubierto que el cuidado infantil en centros durante la lactancia y la primera niñez puede contribuir al desarrollo de las competencias sociales y el comportamiento prosocial (Brownell & Drummond, 2018) o a menores niveles posteriores de dificultades emocionales o de comportamiento, en comparación con el cuidado infantil informal (Gomajee et al., 2017). En muchos estudios, se han investigado los beneficios de las guarderías en centros, el preescolar y otras formas de cuidado en grupo para niños de tres años o más (Melhuish, 2015). En resumen, los resultados previos indican que los efectos del cuidado infantil temprano dependen de la preparación del niño para el cuidado fuera del hogar (p. ej., la metacognición y la “teoría de la mente” en los primeros años; Wellman et al., 2001; Chatzipanteli et al., 2014) y de las características del entorno de cuidado (así como la calidad de este). A los tres años, por lo general, los niños no han desarrollado suficientes conocimientos o habilidades para participar en la interacción social sin la constante supervisión de una persona adulta (Rubin & Pepler, 1995; Huston et al., 2015). Las características estructurales de excelencia en un entorno de cuidado de la primera infancia (p. ej., el tamaño del grupo o la proporción entre niños y personal, y la formación, permanencia, sensibilidad y capacidad de respuesta de quienes los cuidan) podrían ser una de las razones principales que expliquen las conclusiones que señalan que el cuidado infantil en centros puede ser beneficioso incluso cuando el niño tiene menos de tres años (Brownell & Drummond, 2018).[1] Sin embargo, puede ser difícil lograr y mantener un cuidado infantil de calidad superior en un centro, lo que pone más presión en el desarrollo del niño para hacer frente al entorno de cuidado.

    En muchas ocasiones, el cuidado en centros para niños de 0 a 3 años (o incluso hasta los 4 años y medio) se ha considerado un riesgo para su posterior desarrollo social .(Belsky, 2006; Vandell et al., 2010). Sin embargo, algunos estudios han demostrado que, si las guarderías en centros son muy buenas, es posible que no hagan daño o incluso pueden ser beneficiosas para el desarrollo socioemocional de los niños menores de 3 años (Gomajee et al., 2017 ;Brownell & Drummond, 2018). Es posible que, debido a las limitadas capacidades de autocontrol, de teoría de la mente y del lenguaje de un niño pequeño, se le dé más importancia a la calidad del cuidado de los niños pequeños (p. ej., el tamaño del grupo de compañeros y la proporción entre adultos y niños) que a la de preescolares, independientemente de la forma de cuidado. Esto puede explicar por qué las conclusiones anteriores variaron más con niños de 0 a 3 años que con niños mayores: los beneficios del cuidado grupal fuera del hogar para el desarrollo posterior son más notorios (Melhuish, 2015). Cerca de la edad preescolar, los niños pueden desenvolverse en grupo de forma más independiente que cuando son pequeños, lo que hace que es más probable que dependan menos de la calidad del cuidado [1.

    Referencias y Fuente de Figuras

    [1] Oksman E., et.al.,(2019) Associations Between Early Childcare Environment and Different Aspects of Adulthood Sociability: The 32-Year Prospective Young Finns Study. CC BY.


    17.2: Influencia general del cuidado infantil en el desarrollo is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.

    • Was this article helpful?