Skip to main content
Social Sci LibreTexts

28.3: Consideraciones para crear espacios de juego al aire libre seguros y estimulantes

  • Page ID
    193449
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Seguro pero estimulante

    Es importante saber en qué consiste un buen espacio de juego al aire libre para bebés y niños pequeños. Los espacios de juego al aire libre deben considerarse una extensión del entorno interior. Espacios de juego al aire libre adecuados:

    • proporcionar lugares seguros y estimulantes para jugar y explorar;
    • adaptar las diferentes necesidades, habilidades e intereses de los bebés pequeños, los bebés móviles y los niños pequeños, incluidos aquellos con sospecha de retrasos y discapacidades identificadas;
    • promover las interacciones afectivas entre adultos y niños;
    • adaptar las necesidades de bienestar de los adultos;
    • reflejar las creencias, los valores y la cultura del personal y de la familia;
    • incorporar elementos naturales y plantas autóctonas.

    Es conveniente que el acceso al exterior sea fácil para adaptarse a los ritmos diarios de los niños pequeños. El acceso a un patio de juego permite a los cuidadores responder a las necesidades cambiantes del niño; pero, en muchos centros, el tiempo en el patio de juego está rigurosamente programado y es posible que no se adapte a las necesidades de los niños. Los programas pueden personalizar sus espacios de juego al aire libre: los cuidadores, el resto del personal e incluso las familias consideran lo que quieren que los bebés y niños pequeños experimenten en el espacio exterior. Deciden los materiales, los equipos y otros elementos de diseño que favorecen estas experiencias. Tanto si los programas modifican un espacio existente como si crean uno nuevo, el diseño de espacios de juego al aire libre ofrece una excelente oportunidad para involucrar a las familias y para colaborar con los recursos y socios locales. Los programas pueden encontrar oportunidades de asociación con organizaciones de extensión agrícola, viveros, paisajistas, arquitectos de parques infantiles, artistas, organizaciones cívicas y empresas.

    Los espacios de juego al aire libre de los centros deben diseñarse de acuerdo con las directrices de la edición más reciente del Public Playground Safety Handbook de la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de Estados Unidos (Consumer Product Safety Commission, CPSC). Los programas en el hogar que ofrecen espacios de socialización con áreas al aire libre o patios de juego públicos durante las interacciones sociales también pueden consultar el Public Playground Safety Handbook para obtener información relevante. Las personas encargadas del cuidado de niños que tienen patios traseros pueden revisar el Outdoor Home Playground Safety Handbook.

    Todos los programas pueden revisar las secciones pertinentes de la colección especial de Caring for Our Children (CFOC) en Caring for Infants and Toddlers in Early Care and Education (I/T).

    Un análisis más detallado de las consideraciones de seguridad

    La seguridad es quizás la preocupación más común que interfiere en la participación activa en el juego al aire libre. Los bebés y los niños pequeños son científicos incipientes. Investigan activamente el mundo al utilizar sus sentidos y parecen no tener miedo cuando exploran con las manos, la boca o el cuerpo. Los bebés y los niños pequeños están empezando a entender qué es y qué no es seguro, y cómo protegerse. Necesitan que los adultos responsables reduzcan al mínimo los riesgos para la salud y la seguridad al aire libre, y que eliminen los riesgos más peligrosos para que puedan explorar y jugar con seguridad.

    Riesgo y desafío

    Cuando los cuidadores consideran la seguridad, es importante darse cuenta de que nadie puede eliminar todos los riesgos. Los pequeños golpes, cortes, rasguños y moretones son habituales. Tomar algunos riesgos es importante y necesario para el crecimiento y el desarrollo de los niños pequeños (Almeras, Creating a Nature-Based Culture, diapositivas 34–36). Tomar riesgos le enseña a los niños pequeños lo que es y lo que no es posible. También sienta las bases para manejar situaciones difíciles más adelante en la vida. Lo que se considera seguro o inseguro depende en parte de la edad y del grado de desarrollo de los niños (p. ej., la arena se considera segura para los niños pequeños, pero no para los bebés, incluso con una estricta supervisión).

    La reducción del riesgo no significa limitar los equipos de juego o imponer normas que restrinjan el movimiento de los niños pequeños o su capacidad de explorar el entorno. Un espacio de juego al aire libre ideal anima a los niños a desafiarse a sí mismos y, al mismo tiempo, presenta poco riesgo de lesiones: lo ideal es un área con un gran desafío, pero con poco riesgo. En los estudios, se demuestra que los parques infantiles de grandes desafíos y bajos riesgos son los que mejor promueven los objetivos del aprendizaje al aire libre. Los niños realizan más actividad física; desarrollan mejores habilidades físicas, cognitivas y sociales, incluido el respeto a los demás; y son más felices y resilientes (Farmer, et al., “Change of School Playground Environment on Bullying: A Randomized Controlled Trial”).

    Políticas del entorno exterior

    Equilibrar el juego y la exploración al aire libre con la seguridad significa, en primer lugar, poner en práctica una supervisión activa para todos los niños y, luego, llegar a un entendimiento común con todos los adultos sobre lo que significa mantener a los bebés y a los niños pequeños sanos y salvos, al tiempo que se les ofrecen retos adecuados. Esto incluye identificar los beneficios de tomar riesgos y definir los riesgos razonables.

    Aquí hay ejemplos de lo que debe incluirse en las políticas del entorno exterior:

    • Los requisitos relacionados con la supervisión activa (Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, Administración de Asuntos de Niños y Familia, Oficina de Head Start, Active Supervision) son esenciales para mantener a los niños seguros al aire libre. Por ejemplo, los cuidadores deben hacer lo siguiente:
    • Mantener una proporción de 1:4 entre personal y niños en todo momento.
    • Utilizar teléfonos móviles o walkie-talkie para comunicarse entre los adultos que están fuera y dentro del lugar de forma rápida y sencilla y, si es necesario, con los servicios de emergencia.
    • Posicionarse para ver y oír a los niños, y aprovechar el tiempo para observarlos y relacionarse con ellos en lugar de visitarlos entre sí. Durante la socialización, los padres deben interactuar uno a uno con sus hijos.
    • Explorar continuamente el espacio de juego exterior para saber dónde están todos y qué están haciendo, y contar a los niños con frecuencia, en especial durante los traslados hacia y desde el espacio exterior.
    • Utilizar lo que saben sobre los intereses y las habilidades de cada niño para predecir lo que harán.
    • Crear desafíos para los que los niños estén preparados y apoyarlos para que tengan éxito.
    • Ofrecer diferentes niveles de ayuda o reorientación en función de las necesidades de cada niño.

    Las políticas relacionadas con el clima definen cuándo es aceptable llevar a los niños al exterior. Las experiencias al aire libre pueden tener lugar en todo tipo de condiciones meteorológicas, como la lluvia, la nieve, el calor, el frío y el viento, si se toman las precauciones de sentido común y los procedimientos de seguridad. Por ejemplo:

    • Controlar la calidad del aire. Algunos niveles de calidad del aire suponen riesgos significativos para la salud y la seguridad de niños pequeños y adultos.
    • No llevar a los niños afuera cuando haya ventiscas, rayos, tormentas eléctricas o temperaturas extremadamente cálidas o frías.
    • Conocer los tipos de ropa adecuados para niños y adultos según las diferentes condiciones meteorológicas. Siempre que sea posible, proporcionar ropa de exterior extra para niños y adultos. La falta de ropa adecuada suele reducir el tiempo que se pasa al aire libre, más que las propias condiciones meteorológicas (Williams, “Exploring the Natural World”, 21).
    • Aprovechar la sombra, utilizar protector solar y ropa protectora para los niños menores de 6 meses, repelente para insectos y otras sustancias protectoras. Garantizar que los juegos de agua y los areneros sean seguros e higiénicos.
    • Disponer del almacenamiento adecuado de los medicamentos cuando los niños están al aire libre (p. ej., EpiPens® e inhaladores para niños con alergias y asma). Los medicamentos deben estar siempre a mano.
    • Identificar los pasos para tratar las mordeduras y picaduras de insectos. Investigar qué debe incluirse en los botiquines de primeros auxilios para exteriores.

    Además de las políticas del entorno exterior, hay otras prácticas y procedimientos de seguridad importantes que hay que tener en cuenta. [1]

    Tiempo

    Para estar al día de las condiciones actuales:

    • Consulte el índice de calidad del aire en http://airnow.gov y suscríbase a EnviroFlash. Este servicio de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos y de las agencias medioambientales estatales o locales envía correos electrónicos diarios sobre la calidad del aire local. La mala calidad del aire puede afectar de forma negativa a los niños con asma y otras necesidades especiales de atención médica.
    • Compruebe la previsión del índice UV para limitar la exposición al sol en los días en que el índice es alto.
    • Inscríbase para recibir las previsiones meteorológicas a cada hora del Servicio Meteorológico Nacional en una computadora o en un teléfono móvil.

    Protector solar

    Los niños necesitan protegerse de los rayos ultravioletas (UV) y nocivos del sol siempre que estén al aire libre. La sombra y el protector solar protegen a los niños de la exposición al sol y pueden ayudar a reducir el riesgo de algunos cánceres de piel.

    Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), incluso unas pocas quemaduras solares importantes pueden aumentar el riesgo de cáncer de piel más adelante (Centers for Disease Control and Prevention, [2016]. Make Summer Safe for Kids. Obtenido de https://www.cdc.gov/family/kids/summer/index.htm). La American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda las siguientes directrices (American Academy of Pediatrics, [2015]. Sun Safety:

    Information for Parents About Sunburn & Sunscreen. Obtenido de https://www.healthychildren.org/English/safety-prevention/at-play/Pages/Sun-Safety.aspx) sobre la seguridad solar y la selección y aplicación de protectores solares:

    • Si es posible, utilice áreas de juego que tengan sombra para que los niños puedan mantenerse frescos.
    • Proteja a los bebés menores de 6 meses de la luz solar directa al mantenerlos bajo la sombra de un árbol, de una sombrilla o de la cubierta de la carriola. Limite la exposición al sol de los niños entre las 10 a. m.y las 4 p. m., cuando los rayos UV son más fuertes.
    • Anime a las familias a vestir a los niños con ropa fresca, como pantalones ligeros y camisetas de manga larga. Un sombrero les protegerá la cara, las orejas y la nuca.
    • Obtenga el permiso por escrito de los padres/tutores de los niños para utilizar un protector solar con un FPS (factor de protección solar) 15 como mínimo. Elija un protector solar de amplio espectro que filtre los rayos UVB y UVA.
    • Aplique el protector solar al menos 30 minutos antes de salir al exterior para una mejor absorción en la piel. Es necesario volver a aplicar el protector solar cada dos horas si los niños están al aire libre durante más de una hora, y con más frecuencia si juegan en el agua.
    • En el caso de los niños mayores de seis meses, aplique el protector solar en todas las zonas expuestas, incluidas las orejas de los niños (si llevan una gorra en lugar de un sombrero).
    • En el caso de los niños menores de seis meses, aplique el protector solar en las zonas pequeñas del cuerpo, como la cara y el dorso de las manos, si no dispone de ropa protectora y no hay sombra.

    Hidratación

    Los niños pequeños y en edad preescolar no pueden regular bien su temperatura corporal y necesitan beber más agua cuando hace calor. Tomen descansos programados regularmente para animar a todos los niños a beber agua durante el juego activo, incluso si no tienen sed. Las personas encargadas del cuidado pueden ofrecer leche materna o artificial adicional a los bebés, ya que no se recomienda que beban agua, en especial en el caso de los bebés menores de 6 meses; consulte CFOC Standard 4.2.0.6.

    Seguridad en el agua

    El juego con agua es una de las actividades favoritas de muchos niños pequeños durante todo el año. Las familias pueden preguntar sobre las oportunidades que tienen los niños de participar en juegos acuáticos al aire libre durante los meses de verano. CFOC no recomienda el uso de piscinas portátiles para niños, ya que no permiten un control sanitario adecuado y favorecen la transmisión de enfermedades contagiosas. Los aspersores, las mangueras o los pequeños lavabos individuales son alternativas más seguras que las piscinas para niños. Supervise siempre a los niños cuando jueguen en el agua o cerca de ella.

    Si se utilizan mesas de agua, asegúrese de que el personal las limpie y las desinfecte, y utilice los juguetes de forma segura. Todos los niños deben lavarse las manos antes y después de jugar. Para los niños con cortes, rasguños o heridas abiertas en las manos, lo mejor es proporcionarles un lavabo individual.

    Insectos y repelente para insectos

    Proteja a los niños y a los adultos de las picaduras de insectos al comprobar y eliminar los nidos de insectos debajo de los toboganes, en los arbustos y en el suelo. Asegúrese de que no haya agua estancada cerca de las áreas de juego donde los mosquitos puedan poner sus huevos. Compruebe si hay garrapatas después de jugar al aire libre. Los CDC proporcionan instrucciones sobre la eliminación de garrapatas. Para evitar las picaduras de insectos en los niños, los programas pueden consultar al Departamento de Salud Pública local, al Comité Asesor de Servicios de Salud o a un asesor en salud infantil sobre el uso de repelentes para insectos cuando los insectos locales puedan ser portadores de enfermedades. Antes de aplicar el repelente para insectos, obtenga el permiso por escrito de los padres/tutores de los niños, y siga las instrucciones de la etiqueta. Estos productos suelen utilizar diferentes concentraciones de una sustancia química llamada DEET (N, N-Dietil-meta-toluamida). “La AAP recomienda que los repelentes no contengan más del 30 % de DEET cuando se utilicen en niños. Los repelentes para insectos tampoco se recomiendan para niños menores de dos meses” (American Academy of Pediatrics [2012]). Choosing an Insect Repellent for Your Child. Obtenido de https://www.healthychildren.org/English/safety-prevention/at-play/Pages/Insect-Repellents.aspx).

    Referencias

    [1] Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, ECLKC. Active Supervision es de dominio público.


    28.3: Consideraciones para crear espacios de juego al aire libre seguros y estimulantes is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.